The Fountainhead.



Película de King Vidor de 1949. Un arquitecto, seguro de si mismo y de sus ideas, se enfrenta a un mundo que no está preparado para las novedades. Al ser rechazado prefiere un trabajo de picapedrero a prostituir su trabajo. Finalmente llega el golpe de suerte y construye el edificio soñado. Muy poco a poco logra alcanzar el éxito. Es entonces cuando un antiguo compañero le pide el favor de que le haga (sin firmar) un gran proyecto que no puede resolver por si mismo. Los clientes deciden realizar cambios que afectan radicalmente a la esencia del proyecto. Nuestro héroe no lo soporta y decide dinamitar la obra. Literalmente.
El resto tendreis que verlo vosotros mismos.

Esta radical defensa de la independencia de criterio y de la autoría llevada a sus últimas consecuencias es una pelicula sorprendente por varios motivos: conozco muy pocas peliculas cuyo tema central sea la arquitectura, el conflicto que cuenta parece muy contemporáneo para tratarse de una película de 1949, está rodada de una manera exquisita y tiene una fotografía excelente (a destacar el contrapicado de la escena de la ambulancia).
Desgraciadamente, algunas mentes perversas hay querido hacer una lectura demasiado política del mensaje de la película (y de la novela de Ayn Rand en la que está basada) y consideran que es una apología del liberalismo. A mi no me lo parece, puede que esté demasiado mediatizado por el hecho de que lo que cuenta la película, salvando las distancias, me ocurre a menudo, prefiero un trabajo cutre a trabajar en un estudio para otros, defiendo a capa y espada la integridad de mi obra, he sido plagiado y malpagado en muchas ocasiones... Pero no hablemos de mí que esto va a acabar pareciendo un blog:)
Resumiendo: altamente recomendable, Gary Cooper y Patricia Neal dirigidos por King Vidor ¿que mas se puede pedir? Hala! corriendo al videoclub o al dispensador de productos culturales a coste cero mas cercanos.

3 comentarios:

Germán dijo...

Se trate del liberalismo o del milenarismo, una gran película es una gran película.

Y, es cierto, a veces habría que dinamitar más. Metafóricamente. Supongo.

mister mandarino dijo...

estupenda película.la vi hace mucho tiempo, voy a ver si la repesco, y por cierto, tampoco conozco muchas pelis que tengan la arquitectura como tema. Torrente Misión en Marbella y poco más...:)

cinco dijo...

Y muy bueno el libro. Excelente