Una historia fascinante.



Cuando la CBS emitió por primera vez Press Your Luck (algo así como Pulsa tu suerte) en 1983, rapidamente atrapó la atención de Michael Larsen, un vendedor de helados desempleado de Ohio.
El gran tablero de Press Your Luck era una rejilla aleatoria de cajas parpadeantes con diferentes premios: miles de dólares en efectivo, vacaciones de ensueño, tiradas extra y los "whammies" caricaturas de pequeños diablos, si caias en uno de ellos perdias el dinero acumulado y empezabas de cero.
Larsen, nuestro heroe, gastó sus últimos 100 dolares en un ticket barato a Los Angeles con la esperanza de ser concursante, ni que decir tiene que su carisma impresionó a los productores del concurso que no dudaron en seleccionarlo.
Durante la primera mitad del concurso no ocurrió nada extraño, en la segunda se hizo con el control del gran tablero y empezó a ganar premio tras premio sin caer en ningún "whammy", evidentemente había algo que Larsen no había contado a nadie: en Noviembre de 1983 grabó todos los capítulos del programa durante dos semanas, estudió todas las cintas, las ralentizó, las analizó cuadro a cuadro, Larsen descubrió que el gran tablero del programa no era una pantalla aleatoria sino que seguía un patrón fijo. Una vez calibró, durante la primera parte del programa, el retardo entre su pulsación del botón y la respuesta de la pantalla, tenía control absoluto del concurso. Los ejecutivos del programa se desesperaban, el premio iba camino de una cifra desporporcionada, dado que no fallaba ni siquiera se podían hacer las pausas publicitarias. La paradoja es que Larsen no había preparado una estrategia de salida, si no perdía no podía parar. Y no sabía como hacerlo. La única salida era marcar una casilla que no contuviera un "whammy", que le haría perder todo. En su última jugada ganó un viaje a las Bahamas. Larsen acumuló un total de 110.337$, como consecuencia el programa tuvo que modificar las reglas despues de que un sinnúmero de abogados intentara en vano buscar algo ilegal en el comportamiento del concursante. A partir de entonces se modificaría el gran tablero para que la secuencia fuera aleatoria y el premio total nunca superaría los 75.000$.

Tras pagar los impuestos Larsen invirtió su dinero en una empresa inmobiliaria de esquema piramidal en la que perdió la mitad de sus ganancias. Desesperado por ganar dinero rapidamente participó en un concurso de radio en el que pagarian 30.000 dolares a la persona que presentara dos billetes con numeración correlativa. Cambió todos sus ahorros en billetes de dolar. Pasó varios dias clasificandolos e intentando encontrar los billetes correlativos sin éxito. Al volver una noche a casa encontró que le habian robado todo el dinero que guardaba en casa en billetes de dolar. Retó sin éxito al programa Press Your Luck a que podía volver a ganar pero no aceptaron. La justicia empezó a perseguirle por sus actividades con el fraude inmobiliario. Finalmente con la ley pisandole los talones falleció en 1999 de un cáncer de garganta. No cabe duda de que finalmente pulsó el "whammy".
¿a que espera Hollywood? Propongo a Jack Nicholson de protagonista y a Oliver Stone, en su faceta convulsa/revisionista de la historia americana como director.

1 comentarios:

mister mandarino dijo...

desde luego, tiene una peli esta historia..aunque yo propongo a Bill Murray de prota y a Wes Anderson (el de Los Tenenbaums)como director...no sé, creo que harían algo bueno con esto.